CECILIA RÍOS: EL ORGULLO DE COCINAR CHICLAYANO COMO EN CASA

Su madre no le dejó ninguna receta escrita, pero desde niña fue guardando en su memoria esos sabores de fogón norteño, de bosque y de producto local. Con ese legado la tía Chechi abrió Pueblo Viejo.

Escribe Catherine Contreras (IG @caty.contrerasr)

El bosque de Pómac la envuelve, aun estando en Lima. Lleva en la memoria y en el paladar los sabores de su hogar chiclayano: la tortilla de raya, el pescado en panca, el punto de loche preciso para el tradicional arroz con pato, la suavidad del seco de cabrito. María Cecilia Ríos Asalde nació en Mochumí, una localidad a 15 kilómetros de la ciudad de Lambayeque, y aunque nunca estudió cocina, el fogón familiar fue su escuela. Mirando, aprendió de su mamá, quien falleció joven y fue Cecilia quien asumió con amor la cocina diaria. 

Y bastó ello (no fue poco, sin duda) para animarse -ya casada con Enrique Salazar, ingeniero agrónomo- a dejar su carrera de asistente en un banco y abrir en Chiclayo un restaurante que llamó Pueblo Viejo, donde lució su sazón más tradicional, su comida de casa, platos como el chirimpico y el pepián de pava, que sirvió a sus comensales con orgullo porque sabía que su cocina regional se lo merecía. Era 1996, aun no se hablaba del boom gastronómico, mucho menos del loche de Lambayeque como producto emblemático y protegido (esa nominación de origen se dio recién en 2010). Pasaron por allí sibaritas, algún presidente y otras celebridades; le reservaban el local para atender en exclusiva a comitivas importantes. 

Aquel Pueblo Viejo entró en pausa. Con tres hijos pequeños, Cecilia se enfocó en ver crecer a su familia y procurarles, claro, la mejor alimentación. El recuerdo del restaurante marcó la vida de este clan, que ni bien vio la oportunidad de retomar ese camino, se lanzaron a ello. “Tienes tu capital culinario”, le decían sus hijos, ya profesionales. El momento preciso llegó en 2017, cuando las desgracias que el fenómeno de El Niño ocasionó en el norte animaron a Cecilia y Enrique a venir a Lima y abrir en Miraflores su Pueblo Viejo, que inauguraron en 2018 en el primer piso de una casa ubicada en pleno Paseo de la República.

En setiembre del 2019, El Trinche conoció a la tía Chechi, como muchos la llaman con cariño. Fue en la ruta del Rescate casero del arroz con pato, cuando Paola Miglio anotó: “Su arroz, como dice Cecilia, no es tan verde. Pero así lo aprendió y así le gusta”. Y así se mantiene hoy, luego de experimentar situaciones tan difíciles como el cierre de restaurantes debido a la pandemia, cuando sus tortitas de choclo se hicieron famosas y fueron su tabla de salvación.  

Hoy, da gusto ver su terraza llena de satisfechos comensales, y saber que su segundo piso, cada fin de semana, se llena con mesas familiares como a ella le gusta. Todos llegan atraídos por esa sazón con memoria, marcada por el sabor de muchos insumos que religiosamente le llegan desde Chiclayo, y que hacen de este un auténtico restaurante de cocina tradicional, con esa calidez norteña y el amor que la tía Chechi siempre comparte.

CECILIA RÍOS: THE PRIDE OF COOKING CHICLAYANO LIKE AT HOME

Her mother didn’t leave her any written recipes, but she memorized the flavors of northern stoves, the forest, and local products from a young age. With that legacy, Aunt “Chechi” opened Pueblo Viejo.

Words by Catherine Contreras (IG @caty.contrerasr)

The Pomac forest surrounds her, even while in Lima. She carries in her memory and palate the flavors of her Chiclayano home: stingray omelet, fish in panca, the precise point of loche for the traditional arroz con pato, the tenderness of seco de cabrito. María Cecilia Ríos Asalde was born in Mochumí, a town 15 kilometers from the city of Lambayeque, and although she never studied cooking, the family stove was her school. By watching, she learned from her mother, who passed away young, and Cecilia lovingly took over the daily cooking.

And that was enough (it was undoubtedly not little) to encourage her —already married to agronomist engineer Enrique Salazar— to leave her career as an assistant in a bank and open a restaurant in Chiclayo called Pueblo Viejo, where she showcased her most traditional seasoning, her home cooking, dishes like chirimpico and pepián de pava, which she served to her diners with pride because she knew her regional cuisine deserved it. It was 1996, the gastronomic boom was not yet talked about, much less the loche of Lambayeque as an emblematic and protected product (that designation of origin came only in 2010). Gourmets, presidents, and other celebrities passed through there; they reserved the place for private parties and exclusive delegations.

That Pueblo Viejo took a pause. With three young children, Cecilia focused on watching her family grow and, of course,providing them with the best nutrition. The restaurant’s memory marked this clan’s life, and as soon as they saw the opportunity to resume that path, they jumped at it. “You have your culinary capital,” her children, already professionals, told her. The precise moment came in 2017, when the misfortunes caused by the El Niño phenomenon in the north encouraged Cecilia and Enrique to go to Lima and open their Pueblo Viejo in Miraflores, which they inaugurated in 2018 on the ground floor of a house located on Paseo de la República.

In September 2019, El Trinche met Aunt Chechi, as many affectionately call her. It was on the path of the Home Rescue of arroz con pato when Paola Miglio noted: “Her rice, as Cecilia says, is not so green. But that’s how she learned it, and that’s how she likes it.” And so it remains today, after experiencing situations as tricky as the closure of restaurants due to the pandemic when her corn tortillas became famous and were her lifeline.

Today, seeing her terrace full of satisfied diners and knowing that her second floor is filled with family tables, as she likes every weekend, is pleasing. Everyone is attracted by that seasoned memory, marked by the flavor of many ingredients that religiously come from Chiclayo, which makes this an authentic traditional cuisine restaurant with that northern warmth and the love that Aunt Chechi always shares.

Etiquetas: cecilia ríos, chiclayo, cocina chiclayana, cocina norteña, como contigo, gastronomía norteña, la higuera, lambayeque, mujeres, pueblo viejo,

TAMBIÉN PUEDES LEER

¿DÓNDE NOS QUEDAMOS? FASANO BELO HORIZONTE

Foto de ¿DÓNDE NOS QUEDAMOS? FASANO BELO HORIZONTE
Vie 29 de setiembre de 2023

Entre árboles y edificios residenciales, este es un lugar donde se puede disfrutar de calidad y servicios impecables.

Leer más

¿DÓNDE NOS QUEDAMOS? THE MADRID EDITION    

Foto de ¿DÓNDE NOS QUEDAMOS? THE MADRID EDITION    
Lun 7 de agosto de 2023

Ciudad 24/7, y ahí, donde menos lo esperan, un antiguo edificio remodelado y un restaurante peruano.

Leer más

BUENOS AIRES, NO BASTA UNA SEMANA: MÁS DE 30 OPCIONES PARA COMER Y BEBER

Foto de BUENOS AIRES, NO BASTA UNA SEMANA: MÁS DE 30 OPCIONES PARA COMER Y BEBER
Lun 6 de noviembre de 2023

Una guía con todo lo que hemos visitado en Buenos Aires y que se pueden comer. Desde fine dining hasta bares y cafés de especialidad.

Leer más

TE GUSTO LO QUE LEÍSTE

PUBLICACIONES RECIENTES

Foto de EL SABOR DE TACNA: UNA GUÍA QUE VA MÁS ALLÁ DEL PICANTE
Vie 13 de marzo de 2020
EL SABOR DE TACNA: UNA GUÍA QUE VA MÁS ALLÁ DEL PICANTE
Foto de RECOMENDACIONES PARA QUE SE PUEDAN COMER IQUITOS CON TODAS LAS GANAS
Vie 6 de marzo de 2020
RECOMENDACIONES PARA QUE SE PUEDAN COMER IQUITOS CON TODAS LAS GANAS
Foto de AYACUCHO EN ENCOMIENDA: DÓNDE COMER Y OTROS RECUERDOS DE INFANCIA
Vie 7 de febrero de 2020
AYACUCHO EN ENCOMIENDA: DÓNDE COMER Y OTROS RECUERDOS DE INFANCIA
Ver todas las publicaciones

Suscríbete a el trinche

Y mantente informado con nosotros

Suscríbete

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES

Síguenos en facebook Síguenos en twitter Síguenos en instagram