EL HEREDERO DEL WAGASHI: CARLOS YANAHURA Y SU YOGASHI

Carlos Yanahura dice, entre risas y con modestia, que lo suyo es solo Yogashi Patisserie, porque todavía no llega a esa excelencia en la pastelería wagashi.

Escribe Ketty Cadillo

Se dice que el wagashi (o pastelillo tradicional japonés) solo lo pueden hacer los pasteleros bien entrenados. Que esas maravillas dulces, que da pena comerlas por lo bella de su presentación, hechas en base a mochi (preparación elástica de arroz pegajoso) y anko (pasta de frejoles de la vareidad azuki), solo pueden ser elaboradas por manos expertas. Por eso Carlos Yanahura dice, entre risas y con modestia, que lo suyo es solo Yogashi Patisserie, porque todavía no llega a esa excelencia en la pastelería.

La primera vez que vi la vitrina de Yogashi (postre de occidente), los colores, la delicadeza de su propuesta y las formas de los pasteles ahí expuestos, me recordaron al Wagashi que llegó a mis manos por azar y que me negué a comer porque me parecía una locura destruir algo tan bonito. Antes de este descubrimiento, el único referente que tenía en la memoria de un postre japonés que no fuera el conocido mochi, era el sata andagi, una especie de tempura dulce que suelen consumir los nikkei en Perú.

De nuevo ante la vitrina de Yogashi, es inevitable darse cuenta que en el pastelero hay una mirada oriental: ahí está, el cuidado de la estética, aunque CarlosYanahura hace más hincapié, y con mucha razón, en la calidad de los ingredientes que usa y todo lo que le ha costado encontrar los insumos correctos, los mismos que aprendió a elaborar en Japón y que ha tenido a que adaptar a nuestro medio.

Descendiente de japoneses, Carlos es tercera generación de su familia en Perú. Sus abuelos tienen raíces en Fukooka, Kayama e Hiroshima y aquí, están ligados a Huacho. Tiene tíos y primos aficionados a la cocina e incluso, uno de ellos, es chef profesional. El único pastelero es él, y aunque pasó muchos años empecinado en abrirse camino dentro de la cocina, no fue hasta que llegó a Japón que se dio cuenta de que lo suyo era lo dulce. “Estudié cocina, trabajé en hoteles, en un sushi bar, entre otros lugares. Luego me fui a Estados Unidos a estudiar y terminé trabajando en un restaurante peruano hasta lo de las Torres Gemelas, entonces regresé. Aquí me casé y me fui a Japón, porque mi esposa estudiaba y trabajaba en Nagoya. Ahí comencé lavando platos en un restaurante, hablaba muy poco japonés, pero con el tiempo fui asumiendo más responsabilidades. Un día, un amigo vino a decirme que necesitaban un pastelero, dije no, él insistió y me pidió que investigara. Cuando vi lo que hacían no paré hasta llegar a ser su segundo”, cuenta Carlos.

En Japón pasó por varias peripecias por el idioma. Volvió a estudiar cocina en una escuela donde le permitieron seguir las clases y dar exámenes con un diccionario. Necesitaba un título para sacar la licencia de un negocio, que nunca puso y de nuevo, volvió a toparse con la pastelería y se convenció que era lo suyo. Eso lo llevó a ingresar al Le Cordon Bleu de Kobe, terminó los cursos y llegó a ser jefe de pastelería del lugar en el que trabajaba. Hasta que la nostalgia y la soledad se interpuso y regresó con su familia a Lima. Seis meses de pruebas y un año después, nació Yogashi. “De los pasteles me gustan los colores –dice–; he aprendido a valorar la fruta, porque en Japón es muy cara ya que llega de Europa y es un ingrediente vital en su pastelería; además del chocolate. Aquí nosotros procesamos los insumos, hacemos las bases, los adornos y hasta las cajas. He aprendido el valor que tiene el empaque y el uso del azúcar en su justa medida”.

Dice Carlos que la pastelería que hace es francesa con técnica japonesa e insumos peruanos y japoneses. Que en resumen es una mezcla, como todo lo que llamamos cocina nikkei. Una propuesta en desarrollo que en la actualidad ya tiene tres locales (dos en San Borja y uno en San Isidro) y que apunta a seguir creciendo.

LOS DATOS

Av. San Borja Norte 598, San Borja; Centro Comercial La Rambla en San Borja y Calle Las Palmeras 207, San Isidro / Contacto: 476-1233 / Horario: martes a sábado de 11:00 a 21:00 y domingo de 12:00 a 18:00 horas; lunes cerrado / Precio promedio por pastel: S/ 15.

Etiquetas: wagashi, pastelería, nikkei, ketty cadillo, mochi, anko, pasteles, dulce

TAMBIÉN PUEDES LEER

TRES MONOS: SE MUEVE POR LIMA COMO EN CASA

Por: Elias Valdez

Foto de TRES MONOS: SE MUEVE POR LIMA COMO EN  CASA
Mar 26 de setiembre de 2023

El bar argentino llegó desde Buenos Aires a El Infusionista con inspiradoras propuestas.

Leer más

MATER: DIÁLOGOS DE CUIDADO

Por: Mater

Foto de MATER: DIÁLOGOS DE CUIDADO
Mié 8 de noviembre de 2023

El diálogo de cuidado entre el ser humano y la naturaleza en el Valle Sagrado a través de la recolección botánica, la herbolaria y la medicina tradicional.

Leer más

EL OJO DEL COMENSAL: LILA, DESAYUNOS QUE CAMBIAN COSTUMBRES

Por: Carlos Carlín El ojo del comensal

Foto de EL OJO DEL COMENSAL: LILA, DESAYUNOS QUE CAMBIAN COSTUMBRES
Vie 15 de setiembre de 2023

Carlos Carlín se fue para Lila y un potente y refrescante desayuno lo hizo regresar para el almuerzo.

Leer más

TE GUSTO LO QUE LEÍSTE

PUBLICACIONES RECIENTES

Foto de DROPS: CAFÉ DE ESPECIALIDAD EN CADA GOTA
Mar 21 de mayo de 2024
DROPS: CAFÉ DE ESPECIALIDAD EN CADA GOTA
Foto de UNA RECETA FAMILIAR: OCOPA AREQUIPEÑA
Mar 21 de mayo de 2024
UNA RECETA FAMILIAR: OCOPA AREQUIPEÑA
Foto de MUNDO NIKKEI: NARUTOMAKI, UN TOQUE DE COLOR EN EL RAMEN
Lun 20 de mayo de 2024
MUNDO NIKKEI: NARUTOMAKI, UN TOQUE DE COLOR EN EL RAMEN
Foto de PETRÓLEO Y MAR: ¿QUÉ HACER PARA QUE EL OCÉANO SEA UNA DESPENSA INACABABLE?
Mar 14 de mayo de 2024
PETRÓLEO Y MAR: ¿QUÉ HACER PARA QUE EL OCÉANO SEA UNA DESPENSA INACABABLE?
Ver todas las publicaciones

Suscríbete a el trinche

Y mantente informado con nosotros

Suscríbete

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES

Síguenos en facebook Síguenos en twitter Síguenos en instagram