DATOS CALIENTES

12 APUNTES SOBRE MISTURA

Captura de pantalla 2015-09-16 a las 17.27.13

 

Escribe Paola Miglio (Twitter @paolamiglio / Instagram @paola.miglio) / Fotos Apega Difusión

Una nueva edición de Mistura congregó a casi 400 mil personas a orillas del mar. Fueron 10 días de comida y bebida en un espacio 20% más chico pero con 20% más de visitantes que en 2014. Nuestro trabajo fue ir prácticamente casi todos los días a la feria. Pero además de comer y entrevistar, observamos su fluidez, comportamiento, esencia. Hubo cosas geniales, como el Gran Mercado y los productores; hubo otras no tan ricas y que se pueden mejorar. Acá van 12 apuntes que, pensamos, son importantes y sobre los cuáles (todos) deberíamos reflexionar para la siguiente edición.

1. El espacio se redujo 20% (dato de Leonardo Kuan de Apega) y eso estuvo bien. El año pasado hicimos notar que la feria estaba demasiado grande (lo sigue siendo) y que eso proyectaba aridez. Esta vez sentimos todo un poco más cálido, más cercano.

2. La disposición de los mundos fue más orgánica. Finalmente se cambió de lugar a los expertos en brasas y el olor a chancho al palo no fue tan potente como en 2014: el viento no avivó tanto el aroma que el año pasado se quedaba impregnado en la ropa. Los puestos se esmeraron en la decoración, se redujo la zona del pan (se compensó con triciclos que se paseaban por toda la feria ofreciendo pan fresco) y hubo más armonía en el recorrido.

Mundo de la Cerveza de Backus.

Mundo de la Cerveza de Backus.

3. A pesar de la organicidad que sentimos, los cerveceros artesanales se vieron relegados (¡al fondo hay sitio!) y no participaron del Mundo de la Cerveza que fue enteramente para Backus (el nombre, explican en apega, ha sido registrado por Backus desde antes de Mistura). Dice Leonardo Kuan que los artesanales pidieron estar lo más lejos posible de Backus, dicen los artesanales que lo que querían era solo estar fuera del Auditorio de Backus (el año pasado hubo dos dentro y se perdieron en el olvido)… lo cierto es que se notó el arrinconamiento innecesario pues eran solo cinco y con espacio de 3×3 m2 cada uno. Sobre todo cuando la separación fue absurda, ya que les clavaron en frente un puesto de Abraxas, otra cerveza de Backus.

4. Seguimos con los cerveceros. Mientras que la cerveza Backus se podía comprar con efectivo, la de los artesanales solo se podía adquirir con tickets de la feria. Mientras que los artesanales no tenían mundo, Backus tenía un tiendón de 1400 m2 donde, al parecer, la misión era emborracharse hasta perder el conocimiento. Con cerveza desde S/. 2.5 la lata, entendemos por qué. Sabemos que Backus es el mayor auspiciador de la feria, pero ¿quién hubiese tenido la responsabilidad si ocurría algún accidente por el exceso en el consumo de alcohol? Ni en un concierto se permite la venta irrestricta de cerveza, precisamente por medidas de seguridad. Dicen que doblaron la supervisión especialmente para proteger la zona pero entonces no entendemos, ¿Mistura no era una feria de inclusión, amigable y familiar? Pasamos un martes a las siete de la noche al lado del auditorio y terminamos hasta abollados.

5. Una más de Backus, ya para cerrar. Sí, sabemos que sin ellos no habría Mistura (como dijimos, fue el principal auspiciador) pero, ¿tenían que hacer tan descarada su participación y publicidad? Prácticamente empapelaron la feria. Creo que se puede estar presente de manera importante con un poco más de elegancia.

6. Los Dulceros. Decepción total. Desangelado, sin gracia. Un Barrio Dulce debería ser como la fábrica de Willy Wonka, donde los colores estallen y los aromas y colores atraigan a propios extraños. Acá no pasó nada, fuera de algunas propuestas regionales y un par limeñas, todo tuvo muy poco brillo y consistencia.

7. Salón del Pisco. Interesante. El recorrido fue de la mano de una experta, Melina Bertocchi, y con ella pudimos conversar con los productores que este año llevaron propuestas innovadoras. Incluso algunos presentaban chilcanos con insumos de muy buena calidad (como agua tónica). Consejo para algunos pisqueros: hacer un pisco sour en feria es bastante riesgoso, porque uno bueno se hace al momento y con los ingredientes muy frescos. Nos inclinaríamos por solo chilcanos para la próxima. Ah, en general, los precios por botella resultaron muy apetecibles.

8. ¿Las Tradicionales? Tomó tiempo encontrarlas, escondidas detrás del gran auditorio amarillo, se acomodaron las cocineras tradicionales que armaron sus puestos con gracia y sazón. Grandes fogones, ollas de cerámica y barro, desde todas las partes del Perú llegaron La Benita, La Cabañita, la Asociación Gastronómica Uchuyaku de Chazuta, entre otros. Fue una de las cosas que más nos gustó de la feria y además todo lo que vendieron estaba rico. El destacado: la pasta casera con pepián de cuy.

9. Esta vez sentimos que el filtro para seleccionar a los locales que participaron fue más intenso y arriesgado. Vimos más variedad, menos chancho al palo y más Perú. Nos gustó. ¿Nuestros favoritos? El cancacho de Doña Julia, la trucha del Fundo Palmira, las torrejas de calabaza de La Cau Cau y de zanahoria de La Lucila, los sánguches de El Chinito y de Garaje y las alitas de Ají 555, fueron algunos. En los camiones de comida también nos dimos un banquetazo. Además, las porciones y medias porciones estuvieron bien servidas.

Captura de pantalla 2015-09-16 a las 17.18.38

Más de 240 productores de todo el país en un mercado.

9. El Gran Mercado, la estrella. Este año se presentó ordenado y con más color y vida. Más de 240 productores de todas partes del país. Conversamos con varios, que estuvieron yendo y viniendo a sus chacras para que cada día los feriantes pudiesen tener alimentos frescos que comprar. Este es el corazón de Mistura, donde nace toda nuestra gastronomía, porque sin agricultor la cocina no existe. Para completar el círculo, cocineros peruanos prepararon recetas al público asistente en la Cocina del Gran Mercado, entretenido y didáctico espacio que se mantuvo por segundo año consecutivo. Lo cocinado se ofreció a S/. 5 y S/. 7 y lo recolectado fue donado para apoyar a los comedores populares que ganaron el Premio Teresa Izquierdo.

10. Los Comedores Populares fueron un importante ingreso a Mistura. Nos hubiese gustado que se avise un poco antes para seguir el proceso del concurso paso a paso. Esperamos que se mantengan el año que viene y, es más, que participen con un pabellón completo y no solo con un stand.

El comedor popular Santa Luciana y su pachamanca de pescado.

El comedor popular Santa Luciana y su pachamanca de pescado.

11. Qaray. Primero lo bueno: este año el congreso estuvo genial. Los expositores hablaron sobre los oficios gastronómicos y dieron charlas memorables. Su organizador y equipo, Jean Edouard Tromme, se mandaron un trabajo maratónico. Tromme nos contó que fueron a escuelas y universidades para difundir las actividades y motivar a los alumnos. Como resultado, asistieron 100 más que el año pasado: este año hubo 290 cupos de 600 que había para llenar el auditorio cedido por la Fundación Telefónica. Sí, el espacio fue más chico y apretado que años anteriores, pero igual no se completó. Y aquí viene la parte que no queremos que se repita: el ausentismo. ¿Precio? ¿Desgano? ¿Desinterés? ¿Ya todo lo saben? Seguimos sin entender cómo un evento con tanto capo no estaba abarrotado. Cómo alguien dentro del público fue capaz de preguntarle a Narisawa si en el Japón se come otra carne además de pescados y mariscos. Seguimos sin entender qué quieren los estudiantes de cocina hoy y todas esas personas que se ufanan de ser unos gourmet entendidos (que en Perú son casi todos). Eso nos causó una gran desazón, pero al parecer no pasa solo en cocina, sino también en otros barrios. El desinterés por aprender, leer y saber un poco más es generalizado en nuestro país. Una lástima. Mucho por avanzar en ese aspecto.

El carnicero italiano Dario Cecchini en su ponencia en Qaray.

El carnicero italiano Dario Cecchini en su ponencia en Qaray.

12. No vimos ni un solo volante de Qaray en  Mistura. Ningún aviso. Quizá se nos pasaron, pero esta vez sentimos que entre feria y congreso hubo una terrible desconexión. ¿El lomo saltado importa más que aprender? Queremos creer que no.

EL BONUS TRACK

Encargado a Los Portales. Se pasaron. Cobraron S/. 20 como tarifa plana por estacionamiento. Esto no estuvo administrado por Apega, sino directamente fue un trato con la Municipalidad de Magdalena del Mar, que solo daba descuento a los residentes del distrito. Carísimo y absurdo.

 

 

 

 

 

 

El artículo fue publicado el 17 Septiembre, 2015

Comentarios

  1. avatar
    Elena Santos

    Estoy muy de acuerdo con tus comentarios y observaciones Paola, este año se noto al menos algo de cambio y mejor organizada la Feria, algo que no es visible pero se aplaude es haber colocado servicio de agua y caños en la parte posterior de los stands eso se necesitaba a gritos!!!! Puesto que mucho que exigían y se manejo la feria durante años con incomodidades en ese aspecto, ya era horaaaa del cambio.
    Por otro lado la organización en la ubicación de las brasas también estuvo ok y en algo que estoy totalmente de acuerdo es sobre el mundo del dulce a excepción de unos cuantos que se salvan como el queso helado Nandito, uno de brownies y Dulces Anita que hace su esfuerzo, no habia nadaaaaa buenooo, de Mundo Dulce nonis una pena; deberían poner las barbas en remojo para el próximo año; mundo dulce los de años atrás.
    Y por último fué un acierto colocar pequeños stans de Raspadillas, Refrescos, Helados y Café en las 4 esquinas de cada Mundo, ha esto no era lo último sino penúltimo!!!
    Lo último es la falta de información sobre Qaray los únicos que se enteran son los que están alrededor del evento y Escuelas de Cocina, pienso que deben promocionar mas díganse Restaurantes y Propietarios, no se da ningún tipo de información de que se trata, las muestras que harán, quienes son los que vienen xq no todos los conocen, ni saben de ellos, xq los organizadores los conocen no quiere decir que todo el mundo sabe quienes son, debe haber mas promoción para que muchos no nos quedemos sin la oportunidad de aprender y conocer mas sobre Gastronomia , APEGA tiene que continuar trabajando para el 2016

    Responder

    1. avatar
      Paola Miglio

      Gracias por tus comentarios, Elena!

      Responder

  2. avatar
    Trinidad subercaseaux

    Qaray una decepción. Asistí por quinto año consecutivo pagando un precio de 266 usd para estar los tres días.
    Haber sacado el congreso de mistura es un despropósito para todos los extranjeros que asistimos. El congreso no es o suficientemente jugoso como para llevarte a Lima sin sumarle el color de la mayor feria de comida de nuestra región. Gran fallo!
    El congreso es una plataforma demasiado costosa para hacerla para los recién iniciados en la cocina. Harold McGee y Virgilio .. Fue un despropósito la exposición que hicieron.
    Creo que si pretenden seguir cobrando como cuando llevaban chef de primera línea y que cocinaban y se preparaban para sus ponencias. Tiene que oferecer una propuesta a la altura. Sino tiene que aclarar que el público target son los jóvenes estudiantes y hacen una tarifa acorde.
    Viaje con chef extranjeros tras mucho insistir que varía la pena cruzar medio mundo. Y para mi sorpresa el servicio de traducción simultanea del español al ingles estaba contemplada…what?
    Hasta que me queje con la organización que pudieron conseguir a un traductor dispuesto a hacer algo para lo que no lo habían contartado.
    Señores en Mistura El mundo tiene los ojos puestos. Esta en ustedes capitalizarlo o seguir en la senda de Qaray.

    Responder

  3. avatar
    Eddy Roque

    El análisis y comentarios sobre esta feria que ya esta en boca de todo el mundo reafirma mi opinión de que se necesita ser más inclusivos con el precio de las entradas. Apostar en una entrada general (incluso para los turistas) que no supere los s/.10.00 y s/.5.00 para menores y adultos mayores sería generar más afluencia de público que desea ser parte de esta fiesta de nuestra gastronomía cada año. Paralelamente, trabajar en los medios de transporte para facilitar el acceso ordenado y fluido de los asistentes es obligado trabajo de la municipalidad y del MTC para no afectar el libre transito de los que necesitan llegar a tiempo a otros destinos.

    Responder

  4. avatar
    Sandra P

    Coincido mucho con tus apuntes, en especial con la zona de dulces, fue lo más reducido y triste que he visto. Lo único que captó mi atención fue el helado de quinua, el resto es lo mismo de siempre.
    Por otro lado, los organizadores deberían preparar un nuevo plan para que en el siguiente año esas colas interminables se reduzcan o la atención sea mucho más rápida, porque de la manera que se hizo, sólo pude degustar de cuatro platos, y pagar S/25.00 por entrar a comer cuatro plato me parece un verdadero robo, habiendo ingresado a las 12 del mediodía y saliendo a las 6:30 pm. Es una pena que haya sido así.

    Responder

  5. avatar
    Rodrigo

    ¿Cuanto costaron las entradas para Qaray?

    Responder

    1. avatar
      Paola Miglio

      desde 100 dóalres por todo el congreso para estudiantes. Saludos!

      Responder

Deja un comentario

Su dirección de correo no se hará público.

OTROS