LA DESPENSA

EL QUESO FETA

Foto Difusión.

Foto Difusión.

Escribe Marissa Chiappe (Twitter @marissachiappe)

El feta en un queso clásico de Grecia, Turquía, Rumania y Bulgaria. Hoy en día lo podemos encontrar en algunos supermercados y tiendas especializadas en nuestra ciudad. Así que como andamos con la onda turca, a gozarlo.

Si han probado un queso que les recuerda al queso fresco pero es más ácido y sabroso, seguro han probado un feta. En Grecia se elabora con leche de oveja y a veces con una mezcla de leche de cabra. También hay feta de leche de vaca, pero este no es tan sabroso. El feta se suele añejar por lo menos durante tres meses, resultando un queso ligeramente graso y ácido. Es sólido pero suave y de textura cremosa. Las cabras y las ovejas griegas viven en el campo por lo que se alimentan de diferentes tipos de hierbas y arbustos aromáticos de la zona. Además, no está permitido el uso de conservantes en su elaboración. Por eso, las imitaciones elaboradas en otros países no suelen ser comparables, pues el sabor del queso depende a las características de la zona y la variedad de arbustos de cada una. Además, es un queso muy saludable. Una onza contiene solamente 74 calorías y 6 gr de grasas. Tiene un alto contenido de calcio, riboflavina, vitamina 12 y fósforo.

Uno de los usos que se le da es para preparar la típica ensalada griega: tomate, pepino, pimiento, cebolla roja, aceituna, queso feta y aceite de oliva. También para preparar ktipiti, una sabrosa salsa griega que se prepara con pimientos rojos, ajo, leche y queso. Tiene cierto parecido a la huancaína. Para que no dejen de probarlo, les dejamos una de nuestras recetas favoritas.

LÁMINAS DE HOJALDRE, PORO Y FETA

Ingredientes. 3 poros, aceite de oliva, jugo y ralladura de medio limón, 1 cucharadita de tomillo (opcional), 100 gr de queso feta, 30 gr de nueces, 1 lámina de hojaldre y 1 huevo.

Preparación. Cortar el poro en juliana, saltearlo en la sartén con una cucharadita de aceite. Una vez cocido, agregar el zumo de limón, la ralladura, el tomillo y remover. Dejar enfríar. Cubrir una bandeja de horno con papel manteca. Colocar encima la lámina de hojaldre y la pinchar con un tenedor. Pincelar el marco de la masa con huevo batido. Extender el poro frio sobre el hojaldre. Agregar el queso feta rallado sobre la preparación. Cocinar a 180°C por 10 minutos aproximadamente. Cortar en porciones y servir.

El artículo fue publicado el 29 Agosto, 2018

Deja un comentario

Su dirección de correo no se hará público.

OTROS