DATOS CALIENTES

LA CATRINA: COMO EN LA CALLE MEXICANA

53 veces compartidos

Escribe Vanessa Rolfini (Twitter: @rutasgolosas)

El restaurant La Catrina es uno de los nuevos espacios de la cocina mexicana en Barranco que además cuenta con una barra que le da un giro inusitado a la experiencia. Se pueden disfrutar platillos con un claro dejo informal y de calle, que su chef César Podestá reproduce en tacos, salsas, totopos, quesos fundidos, chilaquiles, alambres, quesadillas y tortas.

César Podestá es peruano, pero plasma lo aprendido y saboreado en su paso por México, en una carta relativamente corta pero bien pensada, donde las tortillas de maíz se sirven de diversos modos, desde carnitas y cochinita pibil hasta los famosos tacos al pastor con carne de chancho ricamente condimentada y servida con piña y culantro. También se destacan los esquites: granos de maíz amarillo cocidos en caldo con chiles y una hierba llamada epazote, que el cocinero ha sustituido por huacatay, a la que se le agrega mayonesa, queso blanco fresco y un toque de ají en polvo. En este caso, logra un resultado muy bueno, al igual que con el queso fundido (procedente de Cajamarca) con chorizos.

En La Catrina la sazón intenta mantenerse fiel a las versiones originales y no cede a la tentación de incorporar referencias más locales, aunque se eche mano de productos peruanos. Esto le imprime un atractivo que merece disfrutarse y permite apreciar otro registro de sabores que el cocinero logra en platillos sencillos, donde se aprecia el cuidado en la selección de ingredientes, desde las tortillas de maíz idóneas hasta la preparación de salsas, bastante menos picantes que las mexicanas, pero que recuerdan las famosas Tabasco y Valentina.

Un dato a resaltar son los cócteles elaborados con tequila y mezcal, que se sirven en combinaciones frescas y creativas: “buscamos una forma distinta de dar a conocer estos destilados mexicanos que han evolucionado tanto en años recientes. Los combinamos con especias, frutas y otros licores, para ofrecer resultados estilizados y poco comunes”, afirma Melina Lambruschini, socia y esposa de Podestá, quien tiene amplia experiencia en el mundo de la restauración adquirida en tierras suizas.

Entre las recomendaciones de cocteles está El Gavilán, elaborado con tequila, limón, bitter y zumo de toronja; así como también el Legado Gonzales, cuya receta incluye tequila Don Julio reposado, naranjas frescas, absenta y tónica; ambos forman parte de una selección de la casa, que a su vez forma parte de una extensa carta de bebidas con otros destilados y cervezas artesanales.

Solo abren entre semana desde las seis de la tarde hasta la media noche y los fines de semana a partir del mediodía. La atención es correcta, la sala colorida, espaciosa, iluminada y esperan habilitar la terraza para el verano. Una experiencia de cocina mexicana sabrosa, donde se topará con platillos sencillos bien ejecutados, que lo hacen perfecto para un encuentro post jornada laboral.

LOS DATOS

La Catrina. Pedro de Osma 119, Barranco / Reservas: 284-2556 / Costo promedio (sin alcohol): S/ 60 / Se aceptan tarjetas.

El artículo fue publicado el 2 Octubre, 2017

Deja un comentario

Su dirección de correo no se hará público.

OTROS