DATOS CALIENTES

FREJOL COLADO CANARIO

Escribe Paola Miglio

En casa se come frejol colado desde siempre. No se compra nunca, se hace moviendo la olla, con frejol canario, para que el dulce quede bronceado y de sabor delicado. Esta es una breve historia familiar y una receta que comparto hoy con ustedes.

El frejol colado en casa lo hacía mi abuela Inés. La faena arrancaba desde el remojo de las menestras, en su versión siempre canario, y culminaba en el momento de verter el contenido en una fuente de vidrio y en latas recicladas de café. La fuente se quedaba en casa, las latas se iban para Ayacucho, en un intercambio entrañable que hacía con Agustina, la señora que trabajó durante años con ella cuando vivió en Huamanga. Agustina mandaba de vuelta en un paquetón amarrado con telas blancas, chaplas del horno de Santo Domingo, queso cachipa, bizcochuelos, paltas de Huanta y latas también, pero esta vez rellenas de jalea de níspero de palo, un dulce que le había enseñado a hacer mi abuelo. Mientras todo esos quereres viajaban por tierra cada Semana Santa y 28 de Julio, los contenidos se impregnaban de un profundo aroma a café. Luego, al abrir las esperadas cajas, en Lima y en Huamanga, podíamos saborear un poco ese cariño de ambas familias. Borrar la lejanía a mordiscos. Intercambiar sabidurías de olla y eternos legados.

Mi tía Inés sería la segunda en la lista de sucesión para encargarse del frejol colado. Mi abuela ya no estaba, Agustina tampoco. Así que lo hizo para nosotros hace ya algunos años con un resultado más que exitoso. La fuente de vidrio llena a tope no duró ni tres días. Este año, para Semana Santa, se lanzó mi mamá. Y es que las ausencias en casa se tratan de rellenar con recetas que nos hicieron felices alguna vez. Cada bocado me trajo de vuelta risas queridas, conversas al lado del fogón y cuchareadas a escondidas, bien entrada la noche. La consistencia densa, nítida, el dulzor justo y esa costra hermosa de la superficie, adornada con grageas multicolor y ajonjolí tostado, nos abrazó fuerte la semana pasada, en familia. Eso quiero compartirles hoy.

INGREDIENTES

PREPARACIÓN

 

 

El artículo fue publicado el 23 Abril, 2019

Comentarios

  1. avatar
    Ada Beingolea

    Me encanta el frejol colado; siempre oí que era súper trabajoso, pero en tu receta no lo parece tanto; creo que me animaré a prepararlo. Gracias por compartir la receta.

    Responder

  2. avatar
    Erika Romani

    Uno de los placeres mas grandes Para mi, es encontrar recetas que te endulcen el alma y puedas compartir y alegrarte y alegrar el dia a otros. !Me encanto el articulo y sobretodo lo lindo de la historia de tu abue, que te digo, me alegro el dia, la receta se ve posible jajaja. Gracias por darte el tiempo para compartir!!

    Responder

Deja un comentario

Su dirección de correo no se hará público.

OTROS