DATOS CALIENTES

EPHIMERO: ENCUENTRO EXACTO DE VINO Y COMIDA

31 veces compartidos

Escribe @eltrinchecom

En blanco y negro se montó un escenario para una cena en la que el color lo pusieron los vinos y la cocina del chef Vladimiro Poma. El Museo Amano, que guarda la maravillosa colección privada de textiles peruanos de la familia Amano, fue el escenario para la primera cena de Ephimero, proyecto de vino y cocina que arrancan con fuerza e una interesante proyección. Una aproximación distinta a la enoculinaria. Conversamos con su creador, el peruano Ernesto Reátegui, quien nos contó también sobre lo que se viene.

¿Cómo surge tu gusto por los vinos? Fue una consecuencia del goce de la buena mesa. He tenido la oportunidad de vivir en Italia y Francia, la cultura del vino forma parte de una suerte de comunión natural con la mesa. Esto me sedujo de forma inmediata. Entré en el mundo de los vinos por la comida. Luego fui investigando sobre productores, regiones, categorizaciones, aspectos teóricos que consolidé posteriormente en Francia con cursos sobre vinos. En cierto momento, me di cuenta que después de las herramientas teóricas, lo único que podía afinar mi paladar era degustar la mayor cantidad posible de vinos. Así, dediqué mi tiempo libre a visitas a regiones, productores y salones de degustación. Otra pasión que tengo, la música, me llevó a conocer a dos queridos amigos, Roxana Naranjo y Bernd Kreis, mejor sommelier de Europa en 1993. No solamente nos une una gran amistad sino que lo considero mi mentor porque me abrió las puertas, sobre todo, del mundo del vino alemán, y es una fuente de referencia constante. Mis gustos en el vino son completamente ortodoxos, es decir, privilegio el mundo de los vinos del Viejo Mundo, principalmente los franceses, alemanes, portugueses, suizos y austriacos. También aprecio mucho lo que se está haciendo nuevamente en Hungría.

¿Cómo nace la idea de Ephimero? Ephimero tiene como motivación esencial compartir a partir del gusto por la buena mesa y el rol de vino para redondear una experiencia gastronómica. Escojo vinos de mi colección personal para maridar platos. Trato de plasmar un concepto que comprometa todos los sentidos. Mi principal motivación es que el comensal que comparta una mesa en Ephimero tenga una experiencia de la cual pueda salir muy contento y que en su memoria pueda evocar ese momento como uno de completa satisfacción.

¿Qué es lo que propone y cuáles son sus objetivos? Cuántos formatos habrá? Ephimero se va a adaptar a distintos formatos: cenas para de seis a 12 personas, algunas sesiones se harán degustando quesos y pan, y si surge la posibilidad de hacer algo en algún restaurante, lo haremos. Un segundo paso va a ser importar vinos y abrir una cava en la que se pueda disfrutar de manera simple de vinos, quesos, charcutería y música.

¿Qué tipo de vinos y cocina se va a servir? Vinos de varias regiones de Alemania, Francia, Portugal, España e Italia. se invita a un cocinero con el que se construye una propuesta de menú.

¿Se eligen primero los vinos o se arma la cena? Partimos sobre la base de los vinos y la propuesta de la cocina se va acomodando a ellos.

¿Cuántas cenas se harán al mes? ¿En qué escenarios? Dos eventos al mes, una cena y una de cata de quesos, charcutería, panes y vino. Se realizarán en espacios que tengan algo que ofrecer además de una cena, un museo, una casa con alguna propuesta simpática a nivel arquitectónico o por lo que hacen quienes la habitan, restaurantes… La idea es que el comensal se lleve una experiencia sensorial completa.

¿Se podrán adquirir luego los vinos? En un futuro próximo sí, de todas maneras. Pronto habrá noticias sobre ello, pensamos vender online y luego montar nuestra cava de vinos para el público. Por el momento, para más información y para conocer la fecha de los próximos eventos y reservar, pueden visitar www.ephimero.space.

El artículo fue publicado el 12 Junio, 2018

Deja un comentario

Su dirección de correo no se hará público.

OTROS