DATOS CALIENTES

#DATOTRINCHERO: A MENDOZA CON EL ENEMIGO

10 veces compartidos

Escribe: Vanessa Rolfini Arteaga / Fotos El Enemigo

Instagram y Twitter: @rutasgolosas

En abril de 2018 se abrió el vuelo directo Lima-Mendoza, de aproximadamente tres horas y que simplifica el viaje para visitar uno de los destinos vitivinícolas más variados de Suramérica, con más de mil doscientas bodegas, de las cuales el 10% ofrecen programas de enoturismo. Más allá conocer viñedos y el proceso de elaboración del vino se abrió también un amplio abanico de actividades complementarias como cabalgatas, senderismo, rutas en bicicleta, canotaje, clases de cocina entre muchas alternativas.

NM Viajes y Distintos Así Somos presentaron las posibilidades de la región de la mano de Alejando Vigil, enólogo argentino de las bodegas Catena Zapata y de su propia empresa familiar Bodega El Enemigo, quien afirma que, si bien ahora se consumen más vinos de alta gama, el de presencia cotidiana ha bajado y este tipo de actividades resultan idóneas para conocer otros aspectos relacionados a esta bebida, le dan otros significados. Más allá de los beneficios económicos para la zona, porque hace que el vino se integre a otros espacios y ocasiones para disfrutarlo.

Las empresas de viajes anunciaron todas las alternativas de albergue de la zona, que van desde hoteles cinco estrellas hasta opciones más modestas, en una región donde la bodega más lejana queda a media hora de la ciudad, a lo que se suman las ubicadas un poco más lejos en el Valle de Uco. En esta ocasión, presentaron un paquete que incluye boleto aéreo, un itinerario de cuatro días, que ofrece el programa “sabores enemigos” en la bodega de Vigil, inspirada en el clásico de la literatura La Divina Comedia de Dante Alighieri. El recorrido, además de conocer los singulares espacios de la bodega, incluye cata y un copioso almuerzo maridado con sus mejores etiquetas. Dentro de este plan, destaca Andes Truck, donde un vehículo 4×4 lleva a los gastronautas hasta la reserva de Villavicencio, cuyo punto culminante es un almuerzo con un escenario natural excepcional. Finalmente, una visita a la bodega Angostino con actividades gastronómicas, al aire libre y de descanso en hamacas a la sombra de parras mientras se degusta buen vino. Más información: www.nmviajes.com

El artículo fue publicado el 4 Junio, 2018

Deja un comentario

Su dirección de correo no se hará público.

OTROS