NUESTROS BLOGUEROS

HAZ TU PROPIA MANTEQUILLA EN 10 MINUTOS

89 veces compartidos

Captura de pantalla 2016-01-14 a las 14.44.36

Escribe Mónica Kisic (Twitter @monicakisic) 

Solo en 10 minutos vas a conseguir hacer una mantequilla deliciosa.

Para hacer mantequilla en casa vamos a tener la ayuda de nuestra KitchenAid, robot de cocina o batidora. Luego puedes ponerle sal o no, agregarle hierbas, endulzar, ajo o sumar lo que quieras. Y con el buttermilk, pues hacer panecillos y panes riquísimos, añadido para queso casero, para yogurs, etc. El esfuerzo vale la pena totalmente. Solo necesitas crema de leche con un mínimo de 35% de materia grasa (si tiene menos, no se forma), sal y hierbas si quieres hacer alguna aromática.

PREPARACIÓN

Captura de pantalla 2016-01-14 a las 14.43.54

Batir la crema de leche, que debe de estar fría, a velocidad máxima, hasta que la parte líquida se separe por completo de la sólida. El líquido salpica hacia fuera, así que asegúrate de tapar o filmar la batidora para que no salga volando por todos lados. Lo que sucede acá es que los glóbulos de grasa de la crema se ven dañados con el batido, y la grasa que sale se junta en tropezones fáciles de unir, lo que sería nuestra mantequilla.

Luego pasamos a un colador, recolectamos la parte líquida que es el buttermilk: una leche fermentada con una población de Lactobacilus (bacterias) importante y sirve para preparar muchas cosas, desde para hacer queso, yogurs hasta panes.

Captura de pantalla 2016-01-14 a las 14.44.16

Lavamos bien la mantequilla porque mientras más buttermilk tenga, menos nos va a durar. Si nuestras manos están muy calientes, podemos usar unos cubos de hielo para endurecerla y seguir presionando para retirar la máxima cantidad de buttermilk posible. Luego le echamos sal gruesa y con una cuchara de palo vamos juntando la mantequilla y poniéndola en el recipiente que queramos. Hice una con sal y luego a otra parte le puse tomillo limonero picado que compré y tenía un olor ríquisimo. Acá ya puedes usar tu imaginación: ajos a la parrilla, más hierbas, sin nada, con ají, etc.

La envolví en papel film (con las manos le das forma fácilmente) y la llevé al congelador. Luego con el cuchillo corté trocitos para los platos que quería usar y quedó muy elegante. Ya está la mantequilla. Y es que con un buen pan, no se puede pedir más.

Captura de pantalla 2016-01-14 a las 14.44.27

El artículo fue publicado el 30 Junio, 2016
MÓNICA KISIC
Científica, cocinera, artesana. Doctora en biología molecular y bioquímica. Máster en cocina y producto (Basque Culinary Center / San Sebastián, España). Se aproxima, mediante la ciencia, al desarrollo de una cocina singular. Para Mónica cualquier esquina tiene el potencial de transformarse en su pequeño laboratorio. Foto de PHOSS.

Deja un comentario

Su dirección de correo no se hará público.

OTROS